Centroamérica representa una de las regiones más desiguales del continente americano, en ella habitan alrededor de 19 millones de niñas, niños y adolescentes[1] que enfrentan condiciones de pobreza, vulnerabilidad, escasas posibilidades de estudio y desarrollo.

De acuerdo con reportes de agencias internacionales del sistema de Naciones Unidas, la violencia contra niñas, niños y adolescentes ha adquirido dimensiones extremas. Entre los países con tasas más altas de homicidio figuran El Salvador, Honduras y Guatemala, entre otros.

En América Latina alrededor del 28% de las víctimas de homicidio son adolescentes entre 10 y 19 años. La violencia se manifiesta en múltiples formas y facetas, desde en seno familiar, hasta la violencia propiciada por las pandillas. Los padres de estos jóvenes solicitan apoyo para que sus hijos puedan continuar sus estudios de bachillerato en el exterior. 

La cobertura educativa a nivel secundaria no supera el 50%. La totalidad de estos jóvenes son los primeros en sus respectivas familias en estudiar el bachillerato. 

Con el propósito de abrir una ventana de oportunidad a los jóvenes, surge la Alianza de Cooperación Educativa México - Centroamérica conformado por la asociación civil Puente Ciudadano, el Centro de Investigación y Docencia Económicas, la Fundación Educativa Fe y Alegría Centroamérica.

 

El programa opera con el compromiso y la experiencia de instituciones como Fundación Juconi, la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), el Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) y el Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (CONALEP).

Buscamos contribuir en la construcción de estrategias para promover la seguridad humana, generando un modelo integral para el desarrollo local que atienda las causas de la migración forzada y que apunte a desarrollar las capacidades de los jóvenes.

Consideramos y defendemos que la educación es la vía principal para abrir esos caminos, nuestro propósito es establecer las bases para un programa estratégico regional de cooperación educativa con miras a mejorar la calidad de vida de las y los jóvenes y sus familias, así como ofrecer oportunidades de desarrollo integral en las comunidades de origen.

Los Jóvenes Promesas estudian el bachillerato técnico en México, en el CONALEP bajo un entorno pacífico. Les brindarmos espacios para desarrollar habilidades de liderazgo y motivación para construir un mejor futuro, y así regresar a sus países de origen con una plataforma de oportunidades más sostenible.

La Iniciativa Regional de Cooperación Educativa Pro-Jóvenes Centroamericanos ‘Jóvenes Promesas’ es un proyecto innovador, con un enfoque transversal de derechos humanos y equidad de género.

Es un ejemplo de gobernanza regional en el que colaboran cuatro países. Cuenta con la participación del gobierno de México, los gobiernos locales, fundaciones, empresas privadas y es coordinado por la sociedad civil. Estos actores en su conjunto convergen y contribuyen para transformar la vida y la realidad de los jóvenes centroamericanos.

 

 

[1] De acuerdo con datos del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales y Plan Internacional 2016