Acción gubernamental Pro-jóvenes de Centroamérica en situación de riesgo


Por Agustín García-López Loaeza, Director Ejecutivo de la AMEXCID

La cooperación mexicana ha diversificado el tipo de socios con quienes colabora y ha impulsado mecanismos innovadores que le permiten extender su alcance geográfico y mejorar el impacto de sus acciones. En la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), como institución coordinadora a nivel federal de las acciones de cooperación internacional para el desarrollo, estamos convencidos del valor de las asociaciones con múltiples actores, como vehículos para enfrentar la complejidad de los retos. Por ello decidimos acompañar la Iniciativa regional de cooperación educativa pro-jóvenes centroamericanos en situación de riesgo.

Desde su diseño, nos comprometimos a apoyar este proyecto, que nace esencialmente de la sociedad civil y la academia mexicanas comprometidas con el desarrollo en Centroamérica y particularmente en los países del Triángulo Norte. Colaboramos con el Centro de Investigación y Docencia Económicas, Puente Ciudadano y la Secretaría Iberoamericana para facilitar el diseño, el financiamiento parcial y el andamiaje institucional de la iniciativa.

Nos hemos dado cuenta que el aprendizaje derivado del proyecto es primordial para fortalecer las acciones de cooperación en las que participan socios de naturaleza diversa.  Por su objetivo y campo de acción, a pesar de ser recién instrumentado, el proyecto ya ha evidenciado redes de colaboración sólidas entre instituciones no gubernamentales, convertidas en puentes entre los países de Mesoamérica. También ha dejado claro que la consolidación de vínculos institucionales impacta directamente la sostenibilidad del proyecto y facilita acercar socios con intención legítima de colaborar. Asimismo, ha demostrado que trabajar en temas sensibles sin duda incrementa los riesgos de un proyecto de cooperación, pero no por ello desincentiva las asociaciones. En todo caso, nos compromete aún más a asegurar intervenciones responsables.

Esta iniciativa ha dejado de manifiesto que cooperar es compartir. Cada socio ha compartido conocimientos y experiencias específicas y juntos han permitido la puesta en marcha de esta prometedora iniciativa. Logramos sumar la colaboración y asesoría de otras instituciones gubernamentales como el Sistema de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, el Instituto Nacional de Migración, el área consular de la Secretaría de Relaciones Exteriores y, por supuesto, la Secretaría de Educación Pública  y el  Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica, quienes han acogido a los 12 primeros jóvenes centroamericanos que realizarán estudios de bachillerato técnico en México. 

El reto de este proyecto piloto apenas comienza: tenemos la responsabilidad de asegurar que la estancia de los jóvenes centroamericanos en México efectivamente tenga un impacto integral en su desarrollo. Buscaremos socios adicionales y trabajaremos para documentar y capitalizar el aprendizaje adquirido a cada paso para transitar de un proyecto piloto a un programa emblemático de la cooperación mexicana al desarrollo. En este camino, vamos de la mano gobierno federal y local (Puebla), sector privado, sociedad civil y academia, guiados por un objetivo común: compartir lo mejor que tenemos para enfrentar retos regionales y cambiar realidades juntos. 

Por la Oficina Subregional de la SEGIB para México, el Caribe y Centroamérica

La migración internacional, su relación con el desarrollo y el respeto de los derechos humanos en su conjunto constituye, por sus implicaciones y potencialidades, un asunto central en la agenda política y de la Cooperación Iberoamericana, particularmente en la Subregión en la que se encuentra la Oficina Subregional de la SEGIB para México, el Caribe y Centroamérica. Desde el 2005, la SEGIB ha construido una agenda positiva en relación con la migración y el desarrollo, con la suscripción de Compromiso de Montevideo sobre Migraciones y Desarrollo, al más alto nivel político de los 22 estados de la Conferencia Iberoamericana, y con la realización de los Foros Iberoamericanos sobre Migración y Desarrollo, cuya tercera edición se realizará este próximo 22 al 24 de octubre de 2018, en Antigua, Guatemala.

Conscientes de los grandes retos en la materia que vincula la migración y el desarrollo, y de la importancia en trabajar en las causas estructurales como la pobreza, la desigualdad, la falta de oportunidades económicas, la violencia social, entre otras, que obligan a las personas a buscar alternativas migratorias irregulares; la misma Secretaria General Iberoamericana, Doña Rebeca Grynspan ha tutelado la Iniciativa regional de cooperación educativa pro-jóvenes centroamericanos en situación de riesgo,  con el propósito de que a través de ese proyecto piloto se pueda contribuir a la creación de oportunidades educativas y económicas para estos jóvenes que terminarán sus estudios de bachillerato técnico en México. Esto bajo la premisa que la distribución de talentos es homogénea en el mundo, pero la falta de oportunidades de los jóvenes, en algunas sociedades, impide el pleno desarrollo del mismo.

Es por esto, que de la mano del Gobierno de México y, en particular de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional - AMEXCID, se incluyó esta iniciativa dentro de la cartera de proyectos del Fondo México – SEGIB (2017 -2019), asignándole un financiamiento inicial para su desarrollo. Para la SEGIB, el valor de la iniciativa no sólo radica en la obtención de los resultados esperados, cambiarles la vida a 12 jóvenes centroamericanos a los que se les brinda una nueva oportunidad, acompañados de sus familias y comunidades que han creído en este proyecto, sino también en el trabajo de aliados comprometidos con la causa como el CIDE, Puente Ciudadano y Fe y Alegría Centroamérica, que con su esfuerzo y dedicación han dado forma a una idea, que se convirtió en realidad, el pasado agosto con la llegada de los jóvenes.  En esta provechosa iniciativa,  se han venido sumando los esfuerzos de diferentes instituciones, que además de brindar su conocimiento técnico en diferentes ámbitos, que la iniciativa requiere para sortear diversos obstáculos, han sumado su corazón.

La Secretaria Grynspan, participante del consorcio que dio vida a la iniciativa, así como todo el equipo técnico que la apoya desde la Oficina Subregional en México, seguiremos muy de cerca el desarrollo de los muchachos, que simbolizan un nuevo mensaje, reafirmando que en Iberoamérica lo que necesitamos es más cooperación y más solidaridad entre nuestros pueblos para afrontar los retos comunes.  

Por Dinorah López de Gali, presidenta del Sistema Estatal DIF

Unidos, sociedad y  gobierno generan grandes logros. Uno de ellos es, sin duda,  la estancia de 12 jóvenes estudiantes centroamericanos seleccionados por Fe y Alegría Centroamérica,  para que estudien en Puebla, con el apoyo de  familias de acogida.

El interés de mi esposo, el gobernador del estado Tony Gali, es que los becarios estudien en un ambiente de armonía, y desarrollen todo su potencial y talento, a fin de que contribuyan al crecimiento de sus propios países y de la región.

El gobierno del estado de Puebla se congratula de ser pionero en todo el país y colaborar con esta iniciativa innovadora, mediante el otorgamiento de 10 becas y la asignación de las familias que los apoyarán durante su estancia en nuestro estado.

De esta manera, el gobierno de Puebla, a través del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia del Estado, impulsa a la juventud y reafirma los lazos de amistad con las naciones hermanas de Centroamérica y esperamos que se consolide la continuidad del proyecto para lograr que 30 becarios concluyan su bachillerato en el Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (CONALEP) de la entidad.