Por Elio A. Villaseñor

Director de Puente Ciudadano, A.C.

La aparición del nuevo coronavirus ha traído a todos una sensación de miedo y un cambio de nuestra rutina cotidiana. Esta pandemia se traduce en una gran tragedia humana por el alto número de contagios y de decesos. Nuestra generación está viviendo una contingencia sanitaria a nivel mundial como no se había visto desde hace ya muchas décadas.

Este es un momento en que no podemos caer en el pesimismo ni en la depresión. Tenemos que sacar lo mejor de nosotros mismos para ser más fuertes, cultivando nuestro interior, y fortaleciendo los valores que practicamos en el programa de Jóvenes Promesas: la solidaridad y la dignidad humana.

 

Nuestras vidas ya no son las mismas, pues las medidas sanitarias nos requieren quedarnos en nuestras casas. Esto ha implicado la necesidad de adaptarnos a este contexto aprendiendo a estudiar a distancia, y manteniendo el contacto con nuestros amigos y familiares a través de las redes virtuales. En este marco, vendrán vientos adversos que sacudirán el ritmo de nuestras vidas. Estos exigirán de cada uno de nosotros la mayor tenacidad y audacia para hacer frente a los desafíos que se avecinan.

 

Nuestros Jóvenes Promesas van saliendo adelante y, con ellos, los invitamos a prepararnos para una nueva etapa, que nos exigirá la capacidad de renovarnos para estar a la altura de las circunstancias. Las familias de origen y de acogida, nuestros amigos de CONALEP, y las instituciones acompañantes, somos aliados para abrir un nuevo horizonte hacia la cooperación educativa en la región.

 

 

Esperanza Gómez 

Fe y Alegría Honduras

Solidaridad es la palabra clave que nos permite mantener viva la esperanza.  En Fe y Alegría le apostamos a este sencillo acto para desde el distanciamiento social obligatorio, mantener el contacto necesario con todas aquellas personas que hacen parte de nuestro corazón y para quienes el confinamiento ha complicado aun mas su vida y profundizado su marginalidad social.

 

Reconocemos la importancia de las medidas adoptadas en pro de prevenir los contagios no obstante el gran sacrificio que representa para la mayoría de la población hondureña cuyo sustento depende del día a día.

 

En este sentido hemos centrado nuestros esfuerzos en seguir estando presentes a través de acciones como: la gestión de recursos para proveer alimentos a las familias; el acompañamiento continuo a los estudiantes a través de sus tutores; la planeación y desarrollo de campañas virtuales para la prevención de la violencia intrafamiliar y de género; el seguimiento, apoyo y motivación a jóvenes emprendedores que habían iniciado su negocio justo antes de la pandemia; la promoción online de actividades (retos) para los estudiantes,  cuyo objetivo sea la reflexión y la mirada crítica de su protagonismo frente a la situación actual y futura; lectura de cuentos…

 

Muy importante ha sido, también como acto solidario, el promover la escucha activa a través de espacios virtuales de encuentro entre compañeros,  diferentes a las reuniones de trabajo, conversaciones entre amigos desde las cuales es posible canalizar todos nuestros pensamientos, sentimientos, miedos o expectativas frente a esta situación sui generis para todos.

Jacobo Vaides Rangel

Fe y Alegría Guatemala

En toda Guatemala, se han creado protocolos de contención de la enfermedad, los mismos contemplan el distanciamiento social, a través de la suspensión del servicio de transporte público, toque de queda a partir de las 16:00 horas, prohibición para realizar eventos públicos, suspensión de clases hasta nueva orden. El uso de la mascarilla es obligatorio en todo momento, se ha incorporado la modalidad de teletrabajo en la mayor parte de empresas e instituciones del país. También, todos los días se llama a la consciencia de que todos seamos parte de la contención del virus. En el país se presentan hasta el 19 de abril los siguientes datos oficiales desde el gobierno: 

  • 258 personas contagiadas, 7 fallecidas y 22 recuperadas

Al dato anterior, se suma que a la fecha se tienen más de 13,500 personas en cuarentena, quienes serán sujetas de la prueba de COVID-19.

Desde Fe y Alegría, los obstáculos más grandes se focalizan en poder seguir respondiendo asertivamente a los procesos de aprendizaje en todas nuestras comunidades, especialmente en las que se ubican en el interior de la república en lugares muy lejanos y carentes de todo. A la fecha, Fe y Alegría ha logrado establecer acciones ante esta situación, logrando desde cada comunidad responder a dos temas fundamentales: La alimentación escolar y el seguimiento al desarrollo de competencias educativas en cada nivel y sector poblacional en el que se tiene cobertura. También buscamos hacer conciencia de la importancia de permanecer en casa y cumplir con las indicaciones dadas por el gobierno de la república.

 

Para responder a los temas de aprendizaje, se utilizan plataformas educativas y el aprovechamiento de las redes sociales. Buscando responder a las comunidades que no cuentan con tecnología o energía eléctrica se han construido desde Fe y Alegría, guías de aprendizaje para que cada estudiante trabaje desde su hogar en el desarrollo de nuevas competencias educativas. Éstas se hacen llegar a los estudiantes cada cierto tiempo, aprovechando la entrega de la bolsa de alimentación escolar.

 

En el caso de los jóvenes promesas, las familias de origen buscan estar en comunicación con sus hijos a través del uso de las redes sociales o por vía telefónica. Para cada familia es importante informarse de lo que acontece en ciudad de Puebla y todo México. En este tiempo la comunicación ha sido asertiva, pero no deja de haber cierto nivel de preocupación al escuchar noticias vinculadas al COVID-19 en el mundo, específicamente en el país en que en este momento están sus hijos. Por nuestra parte, procuramos mantener informados a los padres y madres de familia de las distintas actividades que realizan sus hijos y de las medidas que desde el programa se están tomando para salvaguardar sus vidas. Los boletines son importantes, así como cada una de las actividades que se van realizando para apoyar la comunicación entre los jóvenes y sus familias de origen.

Lusvin García y J. Beti Calderón Guevara

Joven Promesa y familia de acogida 

La vida cotidiana hoy por hoy ha cambiado radicalmente para toda la humanidad. Por lo tanto, es imperante plasmar nuestro sentir, pensar y nuestro actuar respecto a las nuevas experiencias y estrategias que estamos adoptando para la vida familiar y social frente a la pandemia. Hemos tenido que re aprender que la vida del ser humano, tiene gran valía, por lo tanto es importante empoderar la salud física, mental y emocional. Ya que a través de ello fortalecemos nuestro día a día desde casa.

 

Dentro del marco de las medidas de prevención ante la situación que nos acompaña actualmente, como familia hemos decidido apegarnos a cada una de las recomendaciones dadas por la secretaria de Salud Pública Federal.

 

A través del diálogo hemos tomado conciencia del hecho de quedarnos en casa con lo que hemos descubierto varias formas de realizar actividades de diversa índole y así tener días productivos en diferentes aspectos. Para empezar adquirimos diversos artículos para limpieza y desinfección, como: guantes, cubre bocas, alcohol, toallas húmedas, caretas y gel antibacterial.

 

Consideramos que es importante enunciar el uso y empleo que hacemos de estos insumos, para garantizar el cuidado corporal, a continuación les compartimos el proceso que hemos adquirido en casa.

 

1. El proceso de desinfección y sanitización que realizamos tras la llegada a casa luego de adquirir insumos de primera necesidad.

  • En primera instancia, nos retiramos el calzado.

  • Posteriormente hacemos el rocío del cuerpo en su totalidad con sales cuaternarias y alcohol.

2. La desinfección de cada uno de los artículos adquiridos.

3. El lavado de manos con frecuencia usando agua y jabón o un desinfectante de manos a base de alcohol.

4. Estar muy atentos al desarrollo de la pandemia, verificando la veracidad y confiabilidad de la información.

5. No salir ni a la esquina de la cuadra, de no ser de vital importancia.

6. El seguimiento estricto de cada una de las medidas de prevención.

7. Al momento de reabastecernos con insumos de primera necesidad, mantener la sana distancia y portar el equipo de protección adecuado.

8. Estar en constante comunicación vía telefónica, tanto con la Empresa, escuela y familia de origen.

10. La constante desinfección y limpieza del hogar en general, teniendo especial cuidado en superficies metálicas.

 

Marjorie Martínez Mejía 

Joven Promesa

Durante la cuarentena hemos tenido infinidad de experimentos tecnológicos para tratar de suplantar reuniones presenciales, comenzando por clases en línea hasta talleres en línea. En mi opinión, tenemos una pequeña ventaja ya que aparte de poseer tecnologías sabemos utilizarlas en su gran mayoría, esto nos ayudó a ser parte de talleres virtuales dirigidos por el programa Jóvenes Promesas.

Estos se trataron de: Nutrición, Media Literacy, Apreciación Cinematográfica, y también llevamos a cabo un proyecto en conjunto con los compañeros de la Ibero. Este último es en lo personal el que más me gustó. En general se trata sobre elaborar proyectos para alimentar la página oficial de Jóvenes Promesas con ideas más atractivas (Recetario, Recuperación de experiencias, Foto Voz y Festival Virtual) soy parte del comité encargado del segundo proyecto ya enunciado. Me emociona mucho la idea de entrevistar a mis compañeros para recopilar estas experiencias y de cierta forma transmitir las emociones y sentimientos involucrados en cada historia.

Al final aprendimos, con dificultad y con un poco de fallas con las herramientas tecnológicas, sobre la organización de un proyecto, logística, estructura del proyecto, presentación de las bases del proyecto; para así poder presentar un resultado más orientado al eje central planteado.

Me gustó mucho compartir este taller con los compañeros de la IBERO ya que nos dan una perspectiva mucho más amplia de cómo organizarnos mejor, a partir del interés que ellos muestran en el programa, reflexionamos cómo en colaboración podemos lograr mejores resultados.Y así concluyo mi participación evidenciando que entre más personas se unen bajo un mismo propósito estas pueden lograr más cosas como colectivo que individualmente.